Un chapuzón en invierno

Sí, puede sonar a pequeño gran capricho de un marajá. Pero para los que somos bastante frioleros pero nos encanta bañarnos en el mar o en su defecto la piscina es todo un pequeño placer poderse nadar o simplemente chapotear en una piscina climatizada. Un pequeño caprichín que una vez al año nos podríamos regalar. Las vista del entorno natural desde el calor de unas aguas a 28 grados es impagable, y si además afuera contemplamos un paisaje nevado entonces ya llegamos al éxtasis. Un órdago al invierno.

En España tenemos un gran número de casas rurales con piscina cubierta y climatizada o bien una piscina interior que durante los meses de invierno permiten disfrutar de unos auténticos momentos de relax acuático.

1. Cal Moliner Idónea para pasar unos días en familia o con los amigos, esta casa rural tiene como gran virtud su piscina interior climatizada abierta todo el año y con un spa anexo que hará las delicias de los pequeños de la familia, y quizás de los no tan pequeños.

Casa Rural Cal Moliner

 

3. Can Cisquet. La joya de la corona de las instalaciones de esta casa es su piscina cubierta con techo retráctil y el solarium.

Can Cisquet
Can Cisquet

 

3. La Balconada dispone de una gran piscina abierta todo el año a 28 grados de temperatura. Además cuenta en el mismo espacio con una sauna y un flotarium para poder experimentar el efecto de gravedad cero gracias a su alta densidad salina.

flotarium de la Balconada
flotarium de la Balconada

 

 

Seamos entonces marajás por unos días. Por suerte hay caprichos más asequibles que otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *