El Parque de búnkeres de Martinet

Uno de los secretos mejor guardados durante la postguerra española fue la línea defensiva de búnkeres construida durante los años 40 por la dictadura franquista en previsión de una hipotética invasión de los aliados. Son exactamente 169 puntos de combate, bastiones de piedra defensivos que forman parte de la Línea P, la línea defensiva de los Pirineos que se extiende desde Portbou en la frontera catalana hasta el pueblo vasco de Hendaya.

La Sierra de El Cadí desde la Línea P

Desde Universorural.com hemos indagado acerca de este casi desconocido hecho histórico y nos hemos acercado a Martinet, en la provincia de Lleida a tan sólo 24 kilómetros de la Seu de Urgell para contemplar este conglomerado de bastiones. ¿La conclusión? aún seguimos con la piel de gallina. Y nos preguntamos. ¿Tuvo Franco sospechas fundadas de una posible invasión aliada? ¿Llegó a desplegarse el ejército en esa línea defensiva durante la Segunda Guerra Mundial? En fin, algunos interrogantes que bien merecen una reflexión..

Franco quería, en todo caso, proteger la frontera a este lado de los Pirineos en previsión a una invasión orquestada por los países aliados. Muchos de estos búnkeres han quedado sepultados por el paso del tiempo. Pero afortunadamente algunos de ellos se pueden visitar. Es el caso de los que pertenecen al Parque de Búnkeres de Martinet, en la comarca de La Cerdanya, a los pies de la Sierra del Cadí. Este impresionante enclave estratégico contiene una serie de construcciones como El Cabiscol, un entramado de galerías subterráneas que conectan puestos defensivos de munición, nidos de ametralladoras y torres de vigía. Como se puede ver en las imágenes, una auténtica obra de ingeniería militar ideada para controlar el vasto valle por donde pasa el río Segre.

Búnker de El Cabiscol

Esta línea está hecha a imagen y semejanza de otras líneas defensivas europeas que durante aquellos años habían realizado otros países como la Italia de Mussolini que construyó un trazado similar en los Alpes o la Línea Maginot, una enorme línea defensiva construida por Francia para proteger su territorio de la Alemania nazi.

La comarca de La Cerdanaya se consideraba un punto altamente estratégico. Por tanto, la concentración de búnkeres en esta zona demuestra que Franco quiso proteger fuertemente la región y que estas construcciones tenían como misión frenar la principal vía de acceso entre ambos países. Desde luego lo que más nos sorprende de todo esto es el amplio desconocimiento que ha imperado durante tantos años al respecto. Está por ver si los servicios secretos de los países aliados eran conscientes de todo este entramado defensivo. En todo caso, para cualquier amante de la montaña y la historia como nosotros es un buen lugar para recorrer unos parajes impresionantes.

El Parque de Búnkeres de Martinet está perfectamente señalizado desde el mismo municipio y cuenta además con un Centro de Visitas así como una agenda de rutas guiadas que permiten al viajero curioso adentrarse en las galerías subterráneas y acceder a aglunos búnkeres rehabilitados. Una escapada llena de historia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *